fbpx

ELEGIR VER

por sozan
409 vistas


«La perfección está en todas partes, si elegimos verla.»

– Okakura Kakuzo –


«Es un pájaro, es un avión, no… Es Superman!»

Recuerdo con cariño esta frase de mi infancia. Llegaba de la escuela y rápidamente me disponía a disfrutar de mis series favoritas de superhéroes, sentado frente a la TV, vaso de leche chocolatada en mano.

Tan rápido vuela, tan veloz es su desplazamiento, que no sabemos qué es aquello que surca los aires como un rayo azul. No es ni un pájaro ni un avión. Es Superman… pero nos cuesta verlo.

Okakura Kakuzo, autor de uno de mis libros favoritos (El Libro del Té), nos propone que la perfección se encuentra frente a nuestras narices, y que de nosotros depende si queremos verla o no. ¿De qué depende que podamos lograrlo? Uno de los motivos que nos dificultan ver la perfección a la que Kakuzo hace referencia es la velocidad y des-atención con que vivimos: siempre acelerados, siempre ocupados. Como Superman, el perfecto superhéroe, la vida vuela tan rápido que no nos permite apreciar su belleza. Es un pájaro, es un avión, no… es tu vida!

Hacer una pausa,                y permitir que la experiencia se registre en tu cuerpo y consciencia es una práctica que puede ser transformadora en la manera en que vives el momento a momento. Puede ser un segundo. Pueden ser treinta. Puede ser una hora. Pruébalo. Luego de llevar a tu boca el próximo bocado de comida haz una pausa para que puedas registrar su sabor, textura, aroma. O cuando alguien te diga «gracias!» o «te amo» o «me ha dolido lo que me has dicho», detente diez segundos y deja que el mensaje penetre en toda su perfección lo más profundo de tu ser… en lugar de rápidamente contestar «de nada», «yo también!» o «perdón». Si logras realmente registrarlo, aquello que recibes te transformará como persona, y aquello que das, luego de detenerte y saborearlo, transformará a otras.

Ver la belleza del universo frente a tus ojos es una elección, y para poder hacerlo debes detenerte y registrar el momento. Es difícil conectar con todo lo maravilloso que nos ofrece la vida, sea agradable o doloroso, brillante u oscuro, dulce o salado, si no creas una pausa consciente y dejas que se funda con tu mente, cuerpo y emoción.

Sólo cuando la mariposa se posa sobre la flor y se detiene, es que podemos apreciar la profunda belleza de sus alas.

Recibe esos textos y más todas las semanas en tu casilla de correo. ¡Suscríbete!
¿Contenidos exclusivos? Comienza tu membresía en ummanum

También puede interesarte...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumimos que Ud. está de acuerdo con ello, de lo contrario puede optar por abandonar el sitio. Acepto Leer Más